Reducción mamaria

Sobre este tratamiento

La mamoplastia de reducción es una cirugía para reducir el tamaño del pecho de la paciente, el cual, en la mayoría de los casos, presenta un volumen excesivamente grande en relación al resto del cuerpo. 

Con esta técnica se elimina tejido graso, tejido mamario y piel, se eleva la posición de las mamas. También se puede reducir el tamaño de la areola si ésta es excesivamente grande.

Indicada en pacientes con:

– Aspecto indeseado de la estética mamaria

– Limitaciones para realizar deportes al aire libre

– Dolor en la parte superior de la espalda, el cuello o los hombros

– Erupciones recurrentes debajo de las mamas.

– Problemas nerviosos crónicos causados por la mala postura, que ocasionan entumecimiento u hormigueo en brazos o manos.

– Estrías en los senos.

– Infecciones recurrentes de quistes mamarios.

Se realiza bajo anestesia general o sedoanalgesia.

El tiempo de cirugía es variable con un promedio de 3 hs. Generalmente no requiere internación.

Las cicatrices varían según el procedimiento, se intenta realizar en lugares donde pueden ser escondidas.

Es fundamental la preparación antes de la cirugía y descender de peso hasta el peso óptimo por lo que se aconseja la consulta con un nutricionista y realizar actividad física. 

El cigarrillo es enemigo de la cirugía.

 

Valor: Variable según el tipo de procedimiento. El presupuesto se realiza posterior a una consulta con el equipo de cirujanos.

Especificaciones

No hay información para mostrar.

Beneficios

No hay información para mostrar.

PREGUNTAS FRECUENTES

El ácido hialurónico en cualquier sector facial solo se debe utilizar bajo supervisión y administración médica. Es importante que las inyecciones se coloquen con precisión para evitar migraciones del producto, deformaciones de la anatomía y complicaciones severas relacionadas con el procedimiento.

La rinomodelación puede ser sumamente riesgosa si se administra de manera incorrecta por un profesional no capacitado.

Busca un profesional médico que tenga experiencia en la administración de tratamientos de rellenos faciales, idealmente un cirujano plástico con conocimientos científicos y anatómicos con capacidad para resolver y tratar complicaciones graves.

Un médico capacitado y adecuadamente certificado puede aconsejarte acerca del procedimiento y ayudarte a determinar si es lo que mejor se adapta a tus necesidades y a tu salud.

Pacientes con riesgo de hemorragias o pacientes embarazadas o durante la lactancia.

Pacientes con riesgo de hemorragias por medicación anticoagulante o antiagregante o condiciones preexistentes, pacientes embarazadas o que se encuentren durante la lactancia, pacientes con infecciones o pacientes con alto riesgo quirúrgico no deberían someterse a una intervención quirúrgica programada.

¡Escribinos a Whatsapp!